Author Archives: Americai

Must read

 

La universidad norteamericana siempre contrata a los mejores gerentes y directivos con un objetivo: mantener el crecimiento de un negocio en el que la competencia es de las más duras de todos los sectores

Los ingresos de uno de estos directivos varían en función de la calidad y prestigio de la institución que presiden. El presidente de un centro universitario gana entre 80.000 y 100.000 dólares, o menos si trabaja en un una universidad privada con un nivel académico muy bajo, inferior al 20 %, (de las situadas entre la 3.000 y 4.000 de las centros universitarios censados en Estados Unidos) o hasta 33 millones de dólares, caso del presidente de la Universidad de Chicago, situada en la actualidad entre las diez mejores universidades a escala mundial.

La financiación de las mejores universidades no está condicionada por los ingresos que las familias y los alumnos pagan a la universidad. Al contrario de lo que la gente pueda pensar, cuanto más selecta y elitista es la educación universitaria que imparte una universidad, más ayudas ofrecen a sus estudiantes, sean estos deportistas destacados o no, siempre y cuando el alumno sea considerado por la universidad como un activo con posibilidades de futuro para el centro. El criterio de selección de estas universidades se basa en elegir a aquellos estudiantes, no en función de los ingresos de la familia, sino de lo que el o la estudiante podrá aportar a la universidad.

Y esto cómo es posible. Pues, porque más del 95 % de los fondos e ingresos de las mejores universidades no provienen de los ingresos de los alumnos, sino de campañas para recaudar fondos (fundraising), filántropos que entregan parte de sus bienes a una universidad como una obra en bien de la comunidad, donaciones de particulares, charlas  e intervenciones de sus profesores tanto dentro como fuera del país, publicaciones, investigaciones e ingresos por patentes.

Top-25 Endowment Funds

Top-25 Endowment Funds

Con esta forma de proceder, lo que las universidades buscan es crear un ambiente atractivo para atraer el mejor talento, a los mejores estudiantes, a los que becan, al margen de la situación económica de sus familias. Así, se aseguran de contar con los mejores y más brillantes alumnos aunque, sus posibilidades económicas, en principio, sitúen el acceso a estas universidades fuera de su alcance. La atracción de talento se extiende también al cuerpo de profesores, ya que contratan a los mejores, a los que les pagan elevadas sumas, a lo que añaden la última tecnología y los mejores equipos de investigación.

Y todo para convertirse en centros en los que los alumnos tienen, desde el primer día, la opción de investigar y llevar a cabo tareas prácticas que combinan con la parte teórica. Esto es posible porque tienen un porcentaje de alumnos por profesor muy bajo, con el fin de poder interactuar constantemente, y convertir la enseñanza en un diálogo permanente entre profesor y alumno, un método que permite avanzar a los estudiantes mucho más rápido. Las universidades más pequeñas tienen la ventaja, además, de que ofrecen a sus alumnos prácticas desde el primer día. Centran toda la atención de los profesores en los alumnos de grado, que tienen a su alcance numerosas oportunidades de investigación, ya que muchas de ellas no ofrecen postgrados.

Cuanto mayor es la universidad más difícil es que el estudiante pueda acceder a este tipo de educación, en la que el profesor y el alumno entablan un diálogo continuo, y donde las clases prácticas se imponen a las teóricas.

En los centros universitarios con muchos alumnos y públicos los estudiantes apenas tienen la oportunidad de llevar a cabo investigación, ya que esa posibilidad se reserva casi en exclusiva para los alumnos de postgrado, a los que se da prioridad. Un número elevado de alumnos significa, además, que le enseñanza sea más teórica, menos práctica, y que los profesores no dispongan de tiempo para atender, de manera personalizada, a los estudiantes, que tendrán menos opciones de investigar e interactuar con compañeros y profesorado.

Unas dificultades que hacen que, entre las 100 mejores universidades de Estados Unidos, haya solo un 5 % de centros públicos.

Desde que comenzó la crisis económica, en 2008, la aportación de fondos del Gobierno federal a las universidades públicas de Estados Unidos se ha reducido más de un 50 %. La tendencia, en la actualidad, es que las universidades públicas de menor nivel para competir por los alumnos bajen el listón académico para facilitar que se matricule el mayor número posible de estudiantes. La financiación de estos centros depende, en un elevado porcentaje, de lo que pagan los alumnos. Un reciente estudio mostraba que los alumnos de las universidades públicas de tipo medio de Estados Unidos estudian una media de cinco horas a la semana. Con esa formación, una vez que salgan de la universidad, es casi imposible que se incorporen al mercado laboral con garantías. Con hábitos de trabajo así pocas compañías van a contratar a un estudiante de estos centros. El descenso en la exigencia y el esfuerzo que tienen que hacer los estudiantes para obtener una titulación se vende como un atractivo por estos centros. Pero el elevado número de instituciones que compiten por atraer a los alumnos ha llevado a que estas universidades, además de relajar el esfuerzo de los estudiantes, se reinventen como proveedores de servicios de ocio, como si fueran hoteles del tipo todo en uno, ofreciendo las mejores habitaciones, el mejor gimnasio, los mejores eventos sociales o la frecuencia con la que organizan fiestas. Y un importante número de alumnos se deja convencer por esto tipo de servicios, que nada o poco tienen que ver con educación universitaria.

¿Cuál es el resultado de lo anterior? Malo. El 60 % de los alumnos de estos centros no se gradúan en los cuatro años que dura una carrera, tardan seis años. Un elevado número de estudiantes interrumpen sus estudios, bien porque no pueden pagar la universidad, bien porque se dan cuenta de que, cuando terminen sus estudios, no van a conseguir el trabajo que esperan, ya que hoy el retorno de la inversión y el esfuerzo que hace un estudiante, no es el de hace unos años, cuando el Gobierno financiaba casi la totalidad de las matrículas de estas universidades. Es decir, hace unos años estos centros se dedicaban a formar a los mejores alumnos con los mejores profesores, y mantenían la calidad de la enseñanza, pero hoy tienen que competir por ganar dinero a toda costa, pues las va la supervivencia en ello, y lo hacen a costa de rebajar la calidad de la formación que imparten.

Lo cierto es que, hoy en día, el retorno de la inversión para alumnos y familias solo se obtiene en las mejores universidades, aquellas que forman a sus estudiantes para ser los mejores en sus áreas, y que se preocupan por ofrecer la mejor formación académica, a la vez que garantizan acceso a los mejores contactos profesionales gracias a clubes selectos como, por ejemplo, el Harvard Club, con presencia en casi todos los países del mundo.

España, por ejemplo, cuenta con el Harvard Club de España en Madrid y Barcelona, con apenas 900 y pico graduados en toda la historia de esta universidad. Por contraste, un país tan pequeño como Suiza tiene más de 10.000 graduados de Harvard. Una situación que ha llevado a que, en nuestro país, muchas veces integren en el Harvard Club a estudiantes del MIT y de otras universidades de élite pertenecientes a la denominada IVY League.

Un graduado de Harvard puede atender a eventos casi semanales que organiza este tipo de clubes no solo en España, si no en cualquier país del mundo para conectar ideas y proyectos con otras personas también graduadas en su universidad. Estas reuniones sirven para mantener el contacto y fomentar el sentimiento de pertenencia a una entidad.

El camino a los mejores puestos de trabajo

Casi siempre que se piensa en Estados Unidos se cae en multitud de estereotipos, más o menos comunes en función de la experiencia que hayamos vivido, con quien hayamos interactuado o intercambiado ideas y comentarios.  Al tratarse de un país tan grande y tan diverso, cada uno cuenta su experiencia según le ha ido, y a raíz de esas creencias tendemos a hacernos nuestra propia composición de lugar, que a menudo resulta preconcebida y que muchas veces cambia cuando nos damos cuenta de que hay más cosas y circunstancias que no hemos tenido en cuenta.

 

Preuniversidad

  • - 9th 10th 11th (equivalentes a 3º y 4º ESO y 1º Bachiller)
  • - Elección de asignaturas rigurosas en esos cursos con el objetivo de que las notas sean lo mas alta posibles
  • - Disminuye la incertidumbre con el inicio temprano de la preparación
  • - Vivir la experiencia previa ayuda con la motivación.

Durante la estancia en la universidad

  • - Contactos
  • - Experiencia y calidad del profesorado
  • - Practicas desde el primer/segundo  año
  • -  Contenido de las asignaturas
  • - Investigación más allá del libro
  • - Orden, disciplina, habilidades de gestión del tiempo.
  • - Exposición Oral y escrita de los temas
  • - Pensamiento crítico / Resolución de problemas

Después de acabar la universidad

  • - Inmediatez al mercado de trabajo…
  • - Buen nivel salarial nada más empezar…
  • - Calidad de trabajo.
  • - Admisión con facilidad a la hora de hacer un postgrado o continuar los estudios.
  • - Resultados obtenidos para hacer el postgrado GMAT LSAT MCAT entre otros.

 

Pasar por una universidad de mayor o menor prestigio puede influir en los hábitos de una persona, su orden y disciplina, sus habilidades de gestión del tiempo. La red de contactos que se puede adquirir en los centros universitarios de mayor prestigio pone  a sus estudiantes en los primeros puestos de la parrilla de salida a la hora de ocupar los puestos laborales mejor pagados. Una gran parte de quienes estudian allí están llamados, en muchas ocasiones, a ocupar los cargos directivos de las empresas más potentes deltiertotier1 mundo.

Esto es así porque las empresas, como las personas,  saben que has adquirido esos hábitos y están seguros que vas a rendir y a desempeñar tu trabajo con calidad y competencia. Pasar por esos centros te abre las puertas de los despachos más importantes.

Por otro lado está el factor confianza, pues pasar por alguno de los centros universitarios de élite supone adquirir una especie de marca de calidad, es como si  a  la persona le pusieran un sello de confianza, que se mantiene de por vida  y que se consigue al alcanzar un ambiente social en el que ya no se cuestiona tu credibilidad, pues la tienes desde el principio, por haber entrado en una universidad tan selecta.

En America-International pensamos que al cuantificar este factor, una persona que va a una universidad de élite adquiere una ventaja muy destacada respecto a quienes no han pasado por estos centros. Además de conseguir contactos que son una especie de contrato social entre generaciones de estudiantes de una universidad.

En cambio, quienes no han disfrutado de esta oportunidad tiene que demostrar constantemente su valía, desde que se gradúan en una universidad inferior se enfrentan con obstáculos que muchas veces no desaparecen tan fácilmente, y para alcanzar puestos relevantes y de alta responsabilidad tardan una eternidad, ya que hagan lo que hagan serán más cuestionados y tendrán que trabajar mucho más que un candidato de una universidad puntera

Las famosas prácticas de becario, en la mayoría de los casos con compensación económica, se hacen cuando el estudiante ya está entre su segundo y cuarto año de carrera, casi siempre son prácticas pagadas y forman parte integral de la experiencia educativa universitaria y obligatoria.

Cuando se trata de una universidad de nivel medio o bajo las oportunidades  son menores, y el estudiante tiene que buscarse la vida por su cuenta. En cambio, las empresas buscan a posibles futuros empleados en las mejores universidades y en las ferias de trabajo, antes de que hayan terminado la carrera, ya tienen la posibilidad de acceder a un trabajo de prestigio y bien remunerado. Asi, cuando  empiezan su carrera laboral, lo comienzan en un trabajo mejor posicionado, tienen más posibilidades de llegar más lejos en su carrera profesional.

Los profesores de las mejores universidades han trabajado en empresas importantes, y tienen contactos al más alto nivel en el mundo empresarial que ayudan a muchos estudiantes.

Conseguirlo estar en estos centros no es fácil, por ejemplo para el Master in Business Administration (MBA) de Harvard Business School, en el curso 2013-2014 de las 10.000 solicitudes que recibieron, la
primera criba bajó el número de candidatos a 1.800, que después de pasar por una entrevista personal se quedó en 900 de 60 nacionalidades (el 35% de los estudiantes son internacionales), según recogía recientemente el diario El País.

Para entender y valorar en su conjunto el sistema educativo universitario de Estados Unidos hay que hacerse una pregunta clave: ¿qué aprende un alumno en la universidad además de la formación académica?

Lo primero es entender la estrecha relación que tienen en esos centros el deporte y el estudio. Las universidades norteamericanas, concebidas como espacios abiertos, hace tiempo que han aprendido que fomentar la práctica del deporte entre sus alumnos mejora el rendimiento académico.

De ahí que en Estados Unidos los campus universitarios estén diseñados para que contribuyan a la relajación y al disfrute de la comunidad universitaria, con instalaciones deportivas de la máxima calidad.

Los estudiantes que practican un deporte rinden entre un 20 % y un 25 % más, porque los valores de esfuerzo, sacrificio y trabajo en equipo que impone el deporte son aplicables a la preparación intelectual de los estudiantes. De hecho, practicar un deporte ayuda a ser más competitivo, a aguantar mejor la presión y a controlar el humor y la irritabilidad. Aspectos que, una vez fuera de la universidad, tendrán que aplicar también en su vida laboral.

Un ejemplo de lo anterior es la ciudad de Boston, que hoy es un centro cultural floreciente, lleno de actividades artísticas, culturales, empresariales y científicas. Boston se ha convertido en una meca académica a escala mundial, donde todo el mundo, de cualquier edad, todos los días y sin importar si hace frío o calor hace deporte.  Y lo hacen no solo por razones de salud, también para rendir mejor en sus trabajos.

En España, en cambio, los propios docentes piensan que si haces deporte no vas a tener tiempo para estudiar. Se asocia a los deportistas con los peores estudiantes. Nada más lejos de la realidad.

Sin limitaciones

En Estados Unidos intentarlo y fracasar está mejor visto que en Europa, donde el haber fallado se convierte en un estigma que hace que muchos no vuelvan a probar suerte. Los estadounidenses, por el contrario, entienden

 que quien no consigue sus objetivos algo ha aprendido sobre lo que no debe hacer, y esa experiencia se valora, y mucho, porque no es teoría, es práctica, es información real que se adquiere en la vida, no en los libros.

Además, la enseñanza universitaria busca que el alumno aprenda estimulando sus inquietudes y curiosidades, no gracias al castigo y la amenaza. Una prueba es que, a pesar de las restricciones en la admisión de alumnos
que tienen las mejores universidades, debido a que la demanda de plazas supera a la oferta, cuando se consigue ingresar la mayoría de los alumnos obtienen buenas calificaciones en sus estudios gracias, precisamente, a esa ambiente de trabajo en equipo y de estímulo constante que reciben los estudiantes. Cuanto mejor es la universidad menor el número de suspensos y más altas las notas. Por el contrario, en Europa, cuanto más exigente es una universidad más suspenden y peores calificaciones ponen a sus estudiantes. Son dos conceptos muy distintos.

Estados Unidos es un país donde se admira el éxito, a las personas que triunfan. En Europa hay una visión diferente, se tiende a pensar mal de quien ha conseguido triunfar en la vida. Por el contrario, en Norteamérica las expectativas de los estudiantes tras licenciarse son conseguir un trabajo que les permita acceder al nivel de vida de la clase media-alta americana, alcanzar el éxito en la sociedad.

Hay una frase que describe la vida misma, y que las universidades norteamericanas usan en su trabajo diario: This too shall pass (“Esto también pasará”). Es un lema que aprenden todos los estudiantes y que intenta resumir el esfuerzo necesario que hay que hacer para conseguir lo que se quiere alcanzar en la vida. Al final los hábitos de trabajo y el entusiasmo de los candidatos es lo que marca la diferencia.

El éxito, ya en los estudios, en el deporte o en la vida, se hace día a día, no se aplaza para dentro de tres meses, como ocurre en España, donde los estudiantes se ponen a preparar sus exámenes una semana antes. La motivación debe mantenerse todos los días, para ello las universidades firman acuerdos con empresas muy importantes que permiten a sus estudiantes acceder a una experiencia laboral real,  y lo hacen sin perder la identidad de la universidad, que lo que busca es mejorar la experiencia del estudiante.

Comunicación

Muchos de los problemas que nos encontramos a lo largo de la vida laboral son producto de una comunicación deficiente. Aprender sobre los diferentes patrones de comunicación es fundamental para evitar malentendidos, enemistades  o malas prácticas de negocios.

Deberíamos dedicarle mucho más tiempo a este aspecto, ya que es crucial tanto en la vida personal como en el desarrollo laboral. En Estados Unidos desde que empieza la universidad hasta que termina el doctorado, el estudiante está todo el día exponiendo, debatiendo y comunicando, ya por escrito o de forma oral, ideas y conceptos.

Trabajar la empatía

Según el valor de la pirámide de Maslow, o jerarquía de las necesidades humanas, cuando uno tiene satisfechas sus necesidades es más generoso otras causas. En la universidad norteamericana se da mucho el ayudar a todo el mundo, y se valora donar algo de tu tiempo trabajando como voluntario, algo que se tiene muy en cuenta en el historial profesional de los estudiantes.

Como recuerda, el profesor Robert Benfari, profesor de Harvard experto en liderazgo empresarial: “La manera como reaccionamos frente a situaciones problemáticas en una organización está basada en gran medida en el perfil o tipo de persona que somos (introvertidos o extravertidos, perceptivos o intuitivos, etcétera). Algunos de nosotros resolvemos instintivamente las dificultades y/o conflictos, pero la mayoría no”, asegura el especialista, quien considera que es posible modificar el estilo de management propio para ser más efectivos en las interacciones con jefes, pares y subalternos.

Tomar las decisiones correctas, requiere conocerse a uno mismo, cuando uno realmente sabe quién es  puede ir mucho más allá, tiene claro qué papel desempeñar en una empresa, en la sociedad, en el trabajo, en su comunidad o con sus seres queridos.  Si no sabes cómo eres,  ¿cómo puedes saber en qué aspectos de la vida realizarte?

En el tenis, por ejemplo, aprender sobre el carácter y la personalidad es uno de los objetivos que trabajan los deportistas junto con sus entrenadores personales, y esto es algo que se hace antes incluso de empezar ningún tipo de entrenamiento físico o técnico.

Crecimiento de Estados Unidos

Hoy todo gira muy rápido y los cambios son percibidos como normales, pero para darse cuenta de cómo ha evolucionado el mundo basta fijarse en Estados Unidos, y preguntarse  ¿cómo es posible que este país creciera tanto y tan rápido?

Como ya hemos dicho antes, en Estados Unidos el sistema no penaliza a quien fracasa con la marginación social, al contrario, aprecia a  quienes se lanzan a la aventura empresarial emprendiendo y buscan apoyo para poner en marcha una idea, ofreciéndoles oportunidades y facilidades que difícilmente encuentran en Europa.

If the experience is worth living is worth researching

Cómo afrontar las decisiones académicas de nuestros hijos fuera de nuestras fronteras
A quienes buscan información, Internet les puede aportar un mar de datos en los que es fácil perderse sin llegar a encontrar aquello que realmente necesitamos o nos puede aportar valor para tomar una decisión. Además, los datos por sí solos, no son suficientes. Es necesario poder contrastarlos, y para ello hay que ir más allá de las páginas webs.

Nada aporta más confianza que conocer, de primera mano, la experiencia y el testimonio de quien ya ha pasado por el proceso que nosotros vamos a iniciar, quien ya ha recorrido el camino y nos puede aportar los consejos necesarios para ganar tiempo y conseguir aquello que buscamos siguiendo el camino más recto.
De ahí que, si lo que está buscando es información para dar el salto y estudiar una carrera en Estados Unidos, puede que la información que le aportan las páginas web de los centros universitarios no sea suficiente. Para asesorarle durante todo el proceso y buscar la mejor opción de universidad se creó, hace más de dos décadas, America International.

Si, para llevar a cabo la gestión, se decide a hacerlo con una empresa como America International, tendrá a su disposición la experiencia y el conocimiento más actualizado de una compañía que lleva a cabo más de quince visitas mensuales a universidades americanas con estudiantes y familias de todo el mundo.

Un experiencia de primera mano que pondrá a su alcance no solo la información externa a la que todo el mundo puede acceder, sino los datos y el conocimiento interno de los centros a los que solo pueden tener acceso quienes de verdad conocen de primera mano las instituciones educativas de las que hablan, porque las han visitado y disponen de contactos personales en las mismas.
Una información al alcance de muy pocos, y que realmente es la más importante a la hora de que un alumno tome la decisión adecuada de en qué institución universitaria matricularse.

What employers are searching for…?
El razonamiento crítico y los algoritmos matemáticos son dos de los conocimientos que más demandan las empresas en estos momentos, de hecho, se puede decir que están relacionados y son clave para el éxito de los jóvenes alrededor del mundo. Un mundo cada vez más centrado en aspectos tecnológicos y financieros, y lleno de complejos algoritmos matemáticos y razonamientos críticos. Hoy en día, para llegar a la cada vez más sofisticada industria tecnológica y financiera hace falta un grado muy alto de ambos conocimientos.

Desde hace tiempo los algoritmos trabajan en muchos elementos de la vida diaria tanto de las personas como de la economía. Google usa algoritmos para mostrar los anuncios que más nos puedan interesar y las bolsas del mundo están dominadas por algoritmos financieros que llevan a cabo más compras y ventas que las órdenes ejecutadas por personas.
A modo de ejemplo, hoy los algoritmos se están empleando para mejorar la efectividad de los semáforos, crear simulaciones de fenómenos atmosféricos, ofrecer rutas en función de lo que el usuario busque, analizar millones de datos sanitarios para detectar brotes de enfermedades, mostrar los mejores vídeos, reconocer imágenes, entender lo que el usuario le dice al móvil o al ordenador con los nuevos asistentes por voz, o destacar los mejores contenidos en función del tiempo que los lectores pasan en una web en concreto.

En cuanto al razonamiento crítico, hoy ya nadie duda de sus bondades, pues se ha comprobado que produce alumnos más creativos y logra un aprendizaje más rápido con una comprensión completa que les prepara para enfrentarse a lo desconocido e inesperado, es decir, al mundo real.

Carreras de Liberal Arts Currículum
Hoy en día, las mejores empresas del planeta buscan alumnos que cuenten con un amplio conocimiento del mundo que les rodea y de diferentes disciplinas para saber adaptarse a distintos ambientes laborales. Ya busques ser ingeniero, o aprender ciencias sociales, las escuelas de artes liberales (las „liberal arts‟) tienen cada vez más importancia en las mejores universidades norteamericanas, que en su mayoría están entre las mejores del mundo, porque proporcionan una mente abierta y enseñan a los jóvenes a pensar, hablar y escribir.

Si está pensando en ir a una universidad norteamericana, America International le aconseja que se centre en las que ofrecen estas tres opciones: carreras de artes liberales, razonamiento crítico y formación matemática, es decir, habilidades de comunicación, analítica y trabajo en equipo.

La educación en Estados Unidos tiene como objetivo desarrollar el potencial de los alumnos y enseñarles aquellas cosas que realmente van a tener importancia en su vida, para formar a personas con una capacidad de elocuencia y persuasión cuando hablan, y que a su vez escriban de una manera correcta y convincente. Estas son algunas características de un programa de artes liberales, en combinación con el razonamiento crítico y las matemáticas aplicadas a la vida real, para buscar soluciones a problemas reales.

Cuanto mejor es la universidad, los alumnos dedican más tiempo a la investigación y pasan menos tiempo con el profesor, que simplemente ejerce de guía en el proceso de aprendizaje. Un proceso en el que lo importante es la interacción entre los alumnos, que dialogan y trabajan en diferentes proyectos, que serán evaluados de manera crítica, y como si fuera un trabajo real, en vez de sentarse a escuchar el aburrido monólogo de un profesor.

A los alumnos también se les exige agilidad a la hora de contestar preguntas y cuanto mejor es la universidad más preguntas y mayores retos tendrán que resolver cada día, en una rutina que les obligará a tomar numerosas decisiones diarias e intentar que sean lo más certeras posibles.
Aprender a manejar el tiempo también es importante. Las mejores universidades norteamericanas, además de requerir agilidad en la toma de decisiones, incentivan a los alumnos para que se entrenen en hacer múltiples tareas y aprovechen al máximo su tiempo, organizándose de manera efectiva para sacarle el máximo provecho a cada minuto de la jornada.

Time Management
Entrenar duro, estudiar con intensidad y, además, disponer de tiempo para el ocio son otros requisitos necesarios para acceder a los mejores centros universitarios. Un estudiante que maneja bien su tiempo, por norma general, podrá afrontar todas sus tareas con éxito.

En España tenemos que mejorar muy mucho la gestión del tiempo, perdemos eficiencia por la mala gestión que hacemos de nuestra jornada de trabajo o estudio. El típico comentario “no tengo tiempo, tengo muchas cosas que hacer” no funciona en las buenas universidades, ni en las empresas donde uno quiera o busque progresar.

En Europa necesitamos universidades y líderes que formen a nuestras próximas generaciones en estos aspectos. Existe el error de pensar que las escuelas y universidades que enseñan artes liberales se dedican a enseñar artes plásticas, cuando lo cierto es que instituciones como el Williams College, el Amherst College y el Swarthmore College, por mencionar a los tres mejores clasificados, tiene tres ramas académicas de pregrado en humanidades, ciencias y ciencias sociales y utilizan métodos de enseñanza al estilo Oxford que depende en gran medida de la participación del estudiante. Algunos de estos centros cuentan, además, con el apoyo de empresas, organizaciones y equipos deportivos donde los alumnos pueden adquirir la más variadas experiencias.

Estos últimos días del 2014, que en America International cerramos con buenas sensaciones, siempre nos preguntamos cómo seguir mejorando. Y para ello hacemos un listado de propósitos y nos fijamos nuevas metas que alcanzar en 2015, que esperamos sea aún mucho mejor que el año que está a punto de terminar.

Para el próximo año, nos hemos propuesto mejorar su conocimiento sobre las bondades y beneficios del sistema educativo norteamericano, que ha llevado a este país a alcanzar los

Nacho Pérez, Ramón Romero presidente de America International y Mario Paccini

Nacho Pérez, Ramón Romero presidente de America International y Mario Paccini

puestos más destacados en el mundo desarrollado, gracias a su constante y creciente inversión en ciencia, investigación y educación. No en vano posee los mejores centros universitarios del planeta.

 De hecho, si echamos un vistazo al ranking que cada año publica el prestigioso suplemento educativo Times Higher Education, podremos comprobar que las universidades que ocupan los primeros puestos del ranking (compuesto por 400 universidades de todo el mundo) son la mayoría estadounidenses.

Las mejores universidades del mundo son calificadas de esa manera porque, desde el principio, los estudiantes tienen acceso a prácticas, trabajando e investigando junto con los profesores.

Por ejemplo, el Instituto de Tecnología de California o “Caltech”, es una de las principales instituciones mundiales dedicadas a la ciencia, la ingeniería y la investigación y la razón es que desde el primer día en que los estudiantes empiezan a cursar sus estudios universitarios, a los 18 años,  les asignan trabajos de práctica e investigación junto con un profesor, con un ratio de tres estudiantes por profesor.

Esas prácticas, junto con la parte teórica, hacen que los estudiantes adquieran una formación completa, que les facilitará su incorporación al mercado laboral, ya que en cuanto salen de la universidad son un activo para cualquier organización o empresa que necesite profesionales de primera fila que sean productivos desde el minuto uno de su contratación.

En Europa, las universidades, en general, se concentran casi de manera exclusiva en la parte teórica porque la parte práctica y de investigación supone un reto debido a que requiere una inversión muy alta por parte de las instituciones académicas y debido al presupuesto cada vez más debilitado de los fondos de estos centros, sólo tienen la posibilidad de poner en práctica sus conocimientos unos pocos estudiantes de postgrado, con aptitudes muy específicas, y de manera muy esporádica.

En el apartado deportivo ocurre lo mismo. Un deportista que solo se dedique a entrenar y no compita acabará menos cualificado, en términos generales, que un individuo que haya podido realizar ambas actividades. Es decir, es necesario competir para poner en práctica lo que ha aprendido entrenando, igual que es necesario hacer prácticas para fijar y desarrollar lo aprendido. Saber es muy importante, pero más importante es poner en práctica lo que uno sabe.

 

Nacho Pérez

Nacho Pérez

En nuestro país, a diferencia de muchos otros, tanto europeos como de fuera de nuestro continente, la toma de decisiones de nuestra sociedad tiende, por temas históricos y culturales, a guiarse más por los sentimientos, el entorno y los consejos de amigos. Y se olvida de lo importante que es, antes de tomar una decisión, investigar a fondo, contrastar información, ser críticos en general, tanto con las opiniones de otros como con las propias.

 En America International nos avalan más de veinticuatro años trabajando en Estados Unidos y enviando a miles de estudiantes a formarse a las mejores universidades del mundo.

 

 

Nosotros queremos ir de la mano con todos ustedes para que, al final, el resultado de sus decisiones sea el mejor posible. La decisión de enviar a un estudiante deportista a formarse en otro país es quizá la decisión más importante de sus vidas. Los cuatro años de estudios universitarios de un estudiante repercutirán en  los próximos 40 años de su vida personal y laboral.

 Atrévanse a embarcarse con nosotros en una de las decisiones más importantes de la vida de sus hijos, y continuemos retándonos y mejorando. Al final, el beneficio de dar la mejor educación posible a sus hijos, también será suyo y de la sociedad en general.

Este año ha estado lleno de cambios y mejoras en nuestra comunidad y esperamos que también haya sido así en su caso y todavía quedan más novedades por venir el año que viene.

Esperando que tengan un gran final de año, America International les presenta sus nuevos programas Recap 2014-2015, con grandes descuentos:

2014 Recap

2014 Recap

Factores clave por los que aspirar a entrar en una Universidad Norteamericana

La ciencia, entendida como conocimiento, es el medio más preciso que tienen los humanos para medir, controlar y minimizar riesgos e incertidumbres en cualquier aspecto de la vida.

La creciente penetración del conocimiento matemático y tecnológico en forma de algoritmos (desde predicciones de inversión a la música digital, pasando por las búsquedas en Internet están movidas por estas fórmulas matemáticas) ha transformado y facilitado la vida de millones de personas, que hoy disfrutan de una existencia de mayor calidad… Si aplicamos la fórmula arriba mencionada tendremos la seguridad de que no hemos dejado nada al azar y que, aunque hay ciertos aspectos incontrolables, hemos hecho todo lo posible para asegurar el futuro de nuestros hijos, y que este sea lo más sobresaliente posible.

Como padres hemos tomado decisiones por nuestros hijos durante toda su vida, por eso es importante preguntarse si vamos a dejar de hacerlo ahora que se aproxima una de sus etapas vitales más importantes: el acceso y la elección de la universidad. Una etapa que marcará, para bien o para mal, sus posibilidades de crecimiento personal y profesional, tanto a corto como a largo plazo. En America-International estamos convencidos de que una decisión acertada sobre los próximos cuatro años marcará, para bien, el bienestar de sus hijos durante los próximos 40.

De ahí la importancia de pararse a pensar si ponemos el futuro de nuestros hijos en manos de alguien, una compañía, a la que apenas conocemos o de una empresa que nos da la opción de saber y aclarar todas las dudas que nos puedan surgir, y que posee un amplio conocimiento, de primera mano, del terreno que van a pisar nuestros hijos en los próximos años. America-International le ofrece la posibilidad, no solo de entrevistarse con nuestro presidente, Ramón Romero, sino de visitar, si así lo desea, los centros universitarios de su elección.

Pensamos que el mayor reto que existe hoy en la industria de la educación internacional, para deportistas y no deportistas, es la enorme cantidad de información que hay que manejar, con infinitas variables, posibilidades y opciones para los futuros universitarios… Las familias españolas y europeas, en general y debido a las exigencias de la vida laboral actual, no disponen del tiempo y la información necesaria para tomar la decisión más adecuada, lo que lleva a muchas de ellas a poner el futuro de sus hijos en manos de una empresa. Una decisión que, en ocasiones, en vez de solucionar el problema de la elección eleva su nivel de ansiedad hasta casi hacerlo insoportable tanto para la familia del estudiante como para los propios empleados de la empresa, sobre todo cuando se acercan las fechas clave para presentar la documentación, superar las pruebas de acceso o tomar la decisión de a qué universidad ir.

 

La fuerza del conocimiento

America-International ha desarrollado un sistema y una estrategia para que, durante los días de visitas a universidades norteamericanas, en las que se decidirá el futuro proyecto educativo, deportivo y de vida en general de cada estudiante, tanto la familia como el estudiante adquieran  un conocimiento profundo del sistema educativo norteamericano.

Nuestro sistema incluye todos los pasos exactos a seguir para conseguir todo tipo de ayudas, conocer los requisitos de admisión, el trabajo específico que hay que llevar a cabo cuando regrese a su país de origen… y un sin fin de conocimientos más que sería imposible adquirir en España y sin nuestro orientación.

Hoy en día, con tantos estudiantes españoles y europeos en universidades norteamericanas, la información fluye de una manera que para nada ayuda a las familias a decidir. Se puede decir que hay un exceso de información, que en numerosas ocasiones es, además, contradictoria, y de muy escasa calidad, compartida por chicos y chicas que ya están en Estados Unidos pero que desconocen el sistema en general, no poseen una visión de conjunto como la que puede ofrecerle America-International. Basta decir que hay más de 4000 universidades en todo el país, e infinitas posibilidades a la hora de decidir. Solo con pensar en consultar todas las variables es normal que la ansiedad se dispare y se ponga por las nubes a la hora de decidir.

En cambio, si se decide por contratar una de las visitas a universidades que para cada estudiante y su familia organiza America-International evitará verse afectado por los comentarios de terceros una vez esté de vuelta en su país. Logrará que las opiniones y valoraciones de quienes dicen conocer el sistema educativo y universitario norteamericano no tengan ningún efecto desequilibrante en usted, ni le generarán dudas,  porque habrá adquirido un entrenamiento y un conocimiento exhaustivo de todas las opciones que, por nivel académico o deportivo le corresponden a sus hijos.

Las visitas a las universidades donde sus hijos forjarán su proyecto de vida futura se hacen acompañados por el presidente de America-International, Ramón Romero (CM Harvard, MBA UTampa, BA Eckerd), quien cuenta con más de 24 años de experiencia en el sector. Una experiencia que ha volcado en America-International, empresa de la que es fundador, y que ha sido pionera en Europa en fomentar la educación internacional en Estados Unidos para deportistas. Esto le garantizará no dejar nada al azar, puede estar seguro.

 

Visita las universidades

Los jóvenes, futuros universitarios, suelen ser muy visuales. Han crecido en un mundo de pantallas, de imágenes, y necesitan una motivación extra, algo real, tangible, mostrarles

María Pérez de la Llave - candidata a las Ivy League

María Pérez de la Llave – candidata a las Ivy League

todas las opciones en directo, y hacerles sentir únicos, especiales. Todos tienen sueños únicos, y cada uno su propio ADN académico y deportivo.

Por nuestra experiencia, las visitas son muy útiles para que deseen hacer realidad esos sueños, para estimular sus ganas de estudiar para estar allí donde han decidido que quieren matricularse. Conocer cuáles son sus opciones y sus posibilidades les anima a trabajar de una manera más concienzuda, a hacer lo que tienen que hacer. Además, sirven para convertir la decisión de ir a estudiar a Estados Unidos en un proyecto familiar, en una decisión compartida, lo que rebaja la tensión y ahorra problemas y discusiones.

Y lo más importante, la comunicación con la empresa es fluida, estamos en el mismo plano, nos planteamos de manera conjunta metas comunes del futuro universitario, diseñando una trayectoria, un camino que seguir. Esto es muy importante para que el alumno alcance sus metas.

 

Una preparación completa

Una preparación de calidad es clave para que todos los procesos de elección de universidad lleguen a buen puerto, y que el esfuerzo que se hace con las visitas de nuestro hijos a las universidades, junto con sus familias, sea lo más fructífero posible.

Hay miles de academias de inglés en España, pero el alumno debe preguntarse si puede conseguir las metas que le van a pedir las universidades yendo a una academia, o asistiendo a un colegio norteamericano o británico bilingüe. Por nuestra experiencia es muy complicado. Sin los profesores adecuados se hace muy cuesta arriba. America-International trabaja con tutores graduados por la Universidad de Harvard, que conocen las exigencias universitarias y disponen de todo los medios para conseguir los objetivos fijados. Y es que, sin esta parte todo lo que hemos planteado hasta ahora se desmorona, se cae… el programa tiene tres pilares y si uno de ellos se desploma… el armazón que hemos construido se viene abajo o se mantiene en pie de una manera muy débil.

 

Hoja de ruta personalizada

Cuando diseñamos una hoja de ruta para nuestros clientes, incluimos múltiples opciones y variantes posibles. Y lo hacemos de manera personalizada, es lo que nos diferencia, nuestra especialidad, es como el ADN de cada persona, único e intransferible para cada cliente. No hay dos hojas de ruta iguales.

¿Cómo se puede determinar lo que cada estudiante quiere en su vida académica profesional si ni la familia ni el estudiante han visto o conocen las opciones que tienen? ¿Qué puede ocurrir dentro de uno, dos, tres o cuatro años cuando llegue el momento de postularse para un postgrado? ¿Influye de manera significativa la elección de un grado a la hora de poder acceder a un postgrado que merezca la pena?  Sin la consecución de una  carrera en una buena institución será difícil que un alumno sea admitido en un postgrado de alto nivel.

Álvaro de la OSA, estudiante de Queens University of Charlotte y Ramón Romero presidente de AI

Álvaro de la OSA, estudiante de Queens University of Charlotte y Ramón Romero presidente de AI

En los países más desarrollados del mundo, aquellos que cuentan con las universidades más prestigiosas, y las empresas más punteras, las personas con más éxito se plantean alcanzar metas concretas a corto, medio, largo y muy largo plazo. Estudian todas las variantes posibles para minimizar los riesgos y, a su vez, aumentar las posibilidades de poder maniobrar en casos de que surja un giro inesperado, un imprevisto de los muchos que vemos todos los días.

Si nos preocupa el futuro de quienes nos van a suceder deberíamos pensar a largo plazo, y por eso es tan crucial hacer una hoja de ruta completa y personalizada tras visitar las universidades, para así garantizar el mejor de los futuros para nuestros hijos. Aseguremos el futuro de los nuestros, vayamos más allá… La empresa nos facilita las gestiones, pero no decide por nosotros.

 

Qué significa 4 = 40?

La universidad donde vaya un estudiante determina su posición en la parrilla de salida en su carrera vital, y el impulso con el que cada estudiante empieza su carrera profesional. Cuanto más atrás empieces en la carrera más tardarás en llegar a la meta. Metafóricamente hablando, nunca estarás entre las opciones de las empresas más importantes o formarás parte de las firmas patrocinadoras de los primeros coches de la parrilla de salida. Es una carrera contra reloj, una competencia sin igual a escala mundial por acceder a las mejores universidades. Los próximos cuatro años de su hijo pueden marcar los siguientes 40 de su vida.

Para que nuestros hijos ganen el futuro hay que preguntarse, hay que saber transformar la información en conocimiento, y preguntarse ¿quién nos puede proporcionar la mejor ayuda para elegir? En America-International estamos convencidos de que somos la mejor. Nuestro conocimiento se basa en años de experiencia, pisando el terreno, y en contactos de primer nivel en los mejores centros educativos. Ahora la decisión es suya, ¿por quién se va a dejar aconsejar?

“La Educación es el pasaporte hacia el futuro,

el mañana pertenece a aquellos que se preparan para él

 en el día de hoy”

Malcom X

Todos, en algún momento, nos hemos preguntado qué tiene el sistema educativo norteamericano que no tenga el europeo y, sobre todo, el español. No entendemos por qué 72 de las mejores universidades del mundo están en Estados Unidos, el país que más centros universitarios, y durante más tiempo, tiene en la élite, mientras nosotros no tenemos ninguna.

¿Qué falla en nuestro sistema? y ¿qué tienen en común la formación de las universidades de élite norteamericanas?

Los centros universitarios norteamericanos se caracterizan por la gran cantidad de lectura diaria, la variedad de materias, además de la constante escritura recurrente de todo tipo de asuntos que exigen a sus alumnos y, sobre todo, la constante práctica oratoria. Alumnos y profesores cuestionan al ponente desde todos los ángulos y puntos de vista posibles.

El desconocimiento del sistema educativo de Estados Unidos ha extendido la falsa creencia de que la educación, tanto en el instituto como en la universidad, es más fácil, menos exigente, que en España y Europa en general. En los últimos años se ha producido un creciente éxodo de estudiantes deportistas españoles a universidades norteamericanas, en busca de becas, dada la precaria situación económica que atraviesa España y la falta de horizontes profesionales.

Muchas de estas personas no han mirado bien dónde y a qué universidad iba su hijo porque no han entendido bien la complejidad del sistema educativo norteamericano, o se han embarcado en un barco sin conocer el rumbo por el mero hecho de tener una beca: “Y ya veremos qué pasa en cuatro años…”

Puede un país mantener el estatus de sociedad más desarrollada del mundo sin tener una educación práctica y de rigor. Realmente quien crea algo así se engaña, es bastante imposible y alejado de la realidad.

Estados Unidos es muy grande. En la actualidad hay más de 4.000 centros universitarios, entre los que se encuentran las universidades más competitivas del mundo pero también las menos exigentes del mundo. Y quizá sea este elevado número el que provoque cierta confusión.

Hay que saber, por ejemplo, que los High School (el equivalente a nuestros institutos) disponen de tres niveles: bajo, intermedio y alto. Sea más o menos inteligente hay un sitio para para cada estudiante. Quizá de ahí provenga ese mito de que estudiar en Norteamérica es superfácil. Y puede ser fácil, pero solo si uno se matricula en las asignaturas menos exigentes.

Biblioteca de la Universidad de Virginia

Biblioteca de la Universidad de Virginia

Y como en España, se convalidan los cursos de igual manera, independientemente de que hagas sumas y restas o derivadas e integrales, en Matemáticas o Historia de Pozuelo de Alarcón o historia universal porque ambos países forman parte del tratado de La Haya.. He ahí la clave de la cuestión.

En Estados Unidos uno puede encontrar desde los High Schools más elitistas del mundo, que alimentan de estudiantes a las mejores universidades del mundo, hasta los que tienen más deficiencias del mundo, de cuyos estudiantes se nutren las universidades de nivel más bajo en USA.

En Europa solo hay un nivel de instituto y después existen muchos otros centros: de formación profesional, módulos… que se adaptan a estudiantes quizá con menos capacidad. En Estados Unidos esos centros son casi inexistentes, y por eso casi todos los alumnos van a las High School.

Conocidos los conceptos arriba mencionados tendrá más sentido el análisis que hacemos a continuación de las universidades de élite.

Lo primero es que, antes de decidirse por un centro, hay que explorar todas las opciones posibles de ese centro. A modo de ejemplo podemos citar que:
- Yale cuenta con más de 2.000 asignaturas para elegir, y busca que sus estudiantes tenga una comprensión total para tomar decisiones complejas.
- Harvard dispone de 3.500 y se centra en proporcionar al alumno experiencias reales y en que los alumnos aporten trabajos escritos.
- Brown exige a sus estudiantes la capacidad de escribir bien. Habilidad que se cultiva durante toda la estancia en el centro para convertir a los estudiantes en “pensadores fuertes”
La idea es abrir la mente del estudiante lo máximo posible, ofrecerle un gran abanico de posibilidades y opciones, y hacerle aprender de una manera muy práctica. Es lo que en nuestra compañía, America-International denominamos el ADN de las universidades top.

Un ADN basado en que todo concepto, para ser aprendido y que no se olvide, tiene que pasar tres fases:

· Lectura y comprensión critica
· Escritura recursiva y con un grado muy alto de objetividad
·
Y tener un gran habilidad de comunicación oral

Con estas tres aptitudes los estudiantes retienen más de un 90% de los conceptos y pueden empezar su incorporación al mercado laboral y contribuir de manera inmediata a mejorar las organizaciones empresariales.

Cuanto más alto es el nivel de la universidad más hincapié se hace en estas tres habilidades.

Otra parte capital del desarrollo de estudiantes en las universidades es la habilidad de llevar a cabo trabajos de investigación. En las universidades americanas, profesores y profesionales de la enseñanza, emplean más tiempo guiando y ayudando a los estudiantes para que aprendan a investigar con las herramientas y recursos de la universidad, y evitan a toda costa el monologo, adaptando el diálogo y el debate como la forma más eficaz de aprendizaje.

Está demostrado que nuestro sistema educativo universitario, con cinco o seis horas diarias de clase no es efectivo. En las universidades norteamericanas el profesor guía y enseña a pensar a los estudiantes, en unas clases con un nivel participativo muy alto durante unas tres horas diarias, el resto es trabajo del estudiante, que tiene que leer muchísimo, preparar escritos diarios complejos y de gran dificultad, para presentarlos verbalmente en la mayoría de casos

Esto se denomina en el argot universitario americano hands on experience and learning by doing, que se puede traducir por aprender trabajando.

Existen multitud de ejemplos de líderes que han pasado por alguno de los mejores centros universitarios estadounidenses. Por ejemplo, el actual presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi,

Mario Draghi, economista italiano y presidente del Banco Central Europeo

Mario Draghi, economista italiano y presidente del Banco Central Europeo

quien tras licenciarse en 1970 en Economía por la Universidad de La Sapienza, amplió estudios en Massachusetts Institute of Technology donde obtuvo el doctorado en 1976. Una formación que le ha permitido, entre otras cosas, ser director ejecutivo del Banco Mundial, vicepresidente parr Europa, con cargo operativo, de Goldman Sachs, o gobernador del Banco de Italia antes de ser nombrado para el cargo que ocupa en la actualidad.

Otro ejemplo destacado es el economista Paul Krugman, una de las voces más respetadas del mundo económico en la actualidad. Ganador de un Nóbel en 2008, actualmente es profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Universidad de Princeton. Se licenció en Economía en la Universidad de Yale en 1974. Luego obtuvo su doctorado en Economía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en 1977 y fue profesor de Yale, MIT, la Escuela Económica de Londres y Stanford, antes de pertenecer al claustro de la Universidad de Princeton.

Piénselo las veces que haga falta y tómese el tiempo que sea necesario, porque se juega el futuro de sus hijos. Decidir qué educación van a recibir y dónde irán a estudiar es una de las decisiones de mayor trascendencia que se toman a lo largo de la vida.

Hasta hace poco, cuando un padre o un estudiante querían escoger un centro para matricularse en una carrera, en muchas ocasiones, se tenía que conformar con el asesoramiento de algún conocido, con el prestigio que se transmite boca a boca o con su propia intuición.

Hoy, con Internet el abanico de posibilidades se ha ampliado, y se puede investigar a fondo sobre los distintos centros y su excelencia educativa, qué recursos poseen, cuáles son sus planes de educación, y si estos se adaptan a las inquietudes, deseos y posibilidades tanto de la familia como del estudiante.

Porque lo primero que hay que hacer es reflexionar sobre las necesidades e intereses y si el centro elegido las va a cubrir. Es decir, si posee la especialización que buscamos, tiene un profesorado de prestigio, qué tipo de aprendizaje ofrece, si el centro dispone de orientación académica y programas de intercambio… Tener todo esto en cuenta es importante para evitar un error que, en el futuro, se puede descubrir como catastrófico.

America-International surgió para acompañar a estudiantes y jóvenes deportistas, así como a sus familias, en este complicado proceso de elección, y ofrecerles su profundo conocimiento del sistema educativo norteamericano, donde se concentran las mejores universidades del mundo.

El asesoramiento y acompañamiento que America-International le proporciona, gracias a sus 23 años de trabajo en el sistema educativo norteamericano, y a los miles de estudiantes y

Fuente: elpais.com

Fuente: elpais.com

deportistas que ya han confiado en nosotros, acceso directo a los mejores centros universitarios de Estados Unidos.

Gracias a nuestra experiencia, y al equipo de profesionales que ha reunido America-International, usted se asegurará de tomar la mejor decisión sobre el futuro educativo y deportivo de su hijo. La proporcionaremos asesoramiento, y le acompañaremos durante todo el proceso necesario para diseñar la mejor hoja de ruta posible para acceder a la más selecta y destacada educación universitaria internacional.

Porque es importante que alguien que va a dedicar entre 5 y 8 años, según la especialidad que elija, a preparar su futuro, lo haga en las mejores condiciones y con información de primera mano. Por eso no hay que dejar nada al azar, ir más allá y contar con profesionales de primera, dispuestos a facilitar trámites y a aconsejar lo mejor, y lo más conveniente.

Hay otras empresas de mediación, pero solo America-International, estará a su lado durante todo el proceso, porque nos preocupa su futuro y queremos que obtenga la mayor calidad educativa y deportiva en los mejores centros. Nos entrevistamos personalmente con los candidatos, estudiamos su perfil, valoramos su talento y le seleccionamos el mayor abanico de opciones de calidad posible.

Decisiones como la de elegir universidad solo se toman un vez en la vida, y marcarán las posibilidades de su futura carrera profesional. Para asegurarse de que todo lo que ha hecho hasta ahora, de que todo el tiempo, dinero y esfuerzo invertidos den sus frutos, nada mejor que formarse en los centros universitarios más destacados a escala mundial. Centros que America-International visita regularmente y a los que tiene acceso directo gracias a su ya larga trayectoria laboral y profesional.

Universidades que, si lo desea, puede conocer con nosotros antes de tomar la capital decisión de matricularse en uno u otro centro, gracias a nuestro programa de visitas a universidades de primer nivel académico como Boston College, Brown University, Princeton University o Yale University, donde familiares y futuros estudiantes podrán conocer las instalaciones y a los que podrían llegar a ser sus futuros profesores y entrenadores.

Además, America-International ofrece servicio exclusivo de preparación a través de Internet para el examen SAT, con tutores graduados de la Universidad de Harvard. Las puntuaciones requeridas para la admisión en las citadas instituciones académicas serían muy difícil de obtener sin una preparación de alta calidad como la que ofrece nuestra empresa.

Servicios a los que sumamos nuestra búsqueda de alojamiento y seguimiento para aquellos estudiantes y deportistas que se decidan por contratar nuestros servicios.

Llega a un acuerdo con Ubitennis para enviar a deportistas italianos a las mejores universidades de Estados Unidos

Ubaldo Scanagatta

Desde su fundación, hace 23 años, America-International ha enviado en miles de estudiantes y deportistas a las mejores universidades de Estados Unidos. Como empresa ha sido pionera en establecer un puente directo entre jóvenes talentos del deporte con los mejores centros universitarios de Estados Unidos, con el objetivo de asegurar a los deportistas que destaquen en su campo un futuro más allá de las pistas de tenis o atletismo, las canchas de baloncesto o los campos de fútbol.

Ahora, America-International ha llegado a un acuerdo con Ubitennis, la mayor organización  tenística de Italia, Ubitennis, para ofrecer sus servicios a todos los deportistas y estudiantes italianos que deseen acceder a la mejor educación practicando, a la vez, su deporte favorito.

La relación de America-International con Italia no es nueva. El primer estudiante deportista italiano que consiguió con beca de tenis para estudiar en Estados Unidos fue Fabrizio Sestini, quien en 2002 estuvo en la Texas Christian University. Fabrizio es ahora manager de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) y dirige PR & Marketing-Americas.

¿Usted o su hijo son buenos deportistas y estudiantes? ¿Quiere seguir practicando un deporte a la vez que accede a la mejor experiencia educativa en una universidad de élite norteamericana, donde podrá obtener una titulación que le abrirá la puerta de las mejores empresas, algo cada vez más difícil en Italia? ¿Y quiere conseguir todo esto sin tener que desembolsar una gran cantidad de dinero?

Si la respuesta a las anteriores preguntas es sí lo que debe hacer es facilitar sus datos a America-Intenational y Ubitennis (direttubitennis@gmail.com) y nos podremos en contacto con usted para ofrecer las mejores condiciones, y hacer posible que usted o su hijo practique su deporte mientras estudia en las mejores universidades de Estados Unidos.

Son muchos los deportistas que sueñan con conseguir éxitos de alcance mundial, como ganar el torneo de tenis de Wimblendon, y quizá alguno lo consiga en un futuro, pero no todos quienes hoy aspiran a ser profesionales de un deporte conseguirán vivir de ello.

Por eso, lo mejor es practicar un deporte de manera profesional sin dejar de estudiar, con el objetivo de garantizarse, en un futuro, una salida profesional fuera del porte. Un objetivo más al alcance que ser campeón de Winblendon.

Mi experiencia

De los jóvenes tenistas de mi generación que ganaron algunos campeonatos universitarios en Italia y pasaron por el Centro Técnico de Forma convocados por Mario Belardinelli, Adriano Panatta y Paolo Bertolucci, algunos se han convertido en profesores de tenis y han conseguido vivir del deporte, pero muchos otros han tenido menos suerte. Se dedicaron plenamente al deporte y optaron por no estudiar en la universidad.

Yo pude elegir, nada menos que seis universidades de Estados Unidos se pusieron en contacto conmigo para ofrecerme una beca en los estados de Texas, Louisiana, Kansas, Arkansas, Nuevo México y Oklahoma.

Finalmente opté por esta última, sin saber que se trataba de un centro religioso dirigido por un pastor evangélico capaz de reunir 65.000.000 de dólares para levantar un estadio de baloncesto que, todavía hoy, causaría envidia en nuestra sociedad.

Elegí ir becado a la universidad por dos razones: aprovechar la oportunidad de estudiar y que me ofrecieron participar en una liga intercolegial que disputaba una docena de equipos de diferentes estados norteamericanos. Al final me integré e un equipo internacional compuesto por españoles, escandinavos y suramericanos de gran calidad, con el que alcanzamos notables éxitos.

Mientras yo me tenía que esforzar para conseguir mi titulación universitaria, en Italia a los jugadores de tenis se les daban todo tipo de “facilidades” en los estudios. Mi estancia en la universidad en Estados Unidos coincidió con el famoso Watergate, el caso de espionaje político descubierto por periodistas del Washington Post que condujo a la destitución del presidente Richard Nixon, algo que me marcó. Empecé a trabar para La Nazione, a pesar de tener un título en Derecho Penal, me convertí en periodista deportivo, y hasta hoy, que doy gracias a mis padres por haber ayudado a tomar el camino que decidí emprender.

Hoy, el estudiante deportista que decida seguir ese mismo camino se puede ahorrar mucho dinero en facturas universitarias, gracias a las becas deportivas de que disponen las mejores universidades en Estados Unidos, donde cada año llegan 650.000 estudiantes de todo el mundo para comenzar o ampliar sus estudios.

Hace poco entré en contacto, gracias a un amigo mío cuya hija –Carlota Nassi, una estupenda jugadores de tenis y gran estudiante que obtuvo una beca gracias a America International que le ha abierto un emocionante camino en Estados Unidos- con una organización española, America-International, que ha llevado desde Europa a Estados Unidos a más de 4.200 estudiantes deportistas becados en los últimos 12 años.

Es una oportunidad extraordinaria, como puede confirmar Carlota Nassi y yo mismo, porque una carrera universitaria en Estados Unidos puede costar, dependiendo de la universidad, entre 200.000 y 300.000 dólares.

En un momento como el actual, de crisis económica en toda Europa, no puedo más que aconsejar a todos aquellos que tenga la oportunidad de acceder a una beca para estudiar en una universidad de Estados Unidos que lo hagan. Y si es posible que vayan la universidad de Boston, Harvard, Yale, el Masachusetts Institute of Technology, Nueva York, Columbia, California (Ucla, donde fue Davide Sanguinetti).

Como ejemplo de lo cotizadas que están las matriculaciones en estas universidades se puede citar que Yale ha recibido 29.790 inscripciones ¡para el año 2017!, y Columbia 33.460 para 2015. Esto da una idea de lo difícil que es conseguir plaza en uno de estos centros.

Esta misma semana, un muchacho español, Fernando Rivas, ha obtenido una beca de 200.000 dólares para pagar su matrícula, durante los próximos cuatro años en la Universidad de Lynn (aunque antes deberá superar las pruebas de TOEFL y el SAT).

America-International ha sido galardonada, recientemente, por las becas que ha conseguido para estudiantes deportistas en universidades como Princeton, Stanford, Cornell, Berkeley, Georgetown, Duke y Georgia Techa, entre otros muchos centros.

Hay que decir que las becas no son solo para tenistas, a las mismas pueden acceder deportistas que obtengan buenos resultados en otros deportes, siempre que sean buenos estudiantes. Cuanto mayor sea el nivel que demuestren tanto en el deporte como en los estudios mejor. Unos niveles que son comprobados mediante la elaboración de diversos test de actitud, que llevan a cabo los aspirantes acompañados por un tutor de la organización.

Aquellos que no superen las pruebas, pueden optar por ser preparados para acceder a las mejores universidades por Ubitennis.

Usted puede pensar entonces que esto no es más que un negocio, Por supuesto, America-International hace un gran trabajo, y no puede hacerlo de forma gratuita, ¿pero sin con una inversión de entre 5.000 y 12.000 dólares puede obtener una beca de entre 100.000 y 400.000 dólares, aceptaría?

Realmente, esto no es un negocio para Ubitennis, pero la falta de atención que Italia presta a sus deportistas, el poco apoyo que reciben de Federtennis, y mi propia experiencia como estudiante y deportista en Estados Unidos, me ha inspirado para buscar una manera de ayudar a los jóvenes tenistas italianos.

Daniel Sánchez Arévalo, director de cine español, estudió en la Universidad de Columbia.

Daniel Sánchez Arévalo, director de cine español, estudió en la Universidad de Columbia.

Todos nos hemos preguntado por qué el mundo de los mejores centros universitarios del mundo, las conocidas como ‘universidades top’ es tan desconocido para el público en general, y sobre todo para los deportistas.

 ¿De qué centros hablamos? Sin duda, casi cualquier persona puede mencionar las mejores universidades del mundo, ya que la lista no ha cambiado en los últimos años. QS, una institución especializada en la valoración académica internacional, ofrece cada año su ranking de las mejores universidades. En el más reciente la lista la encabeza la Universidad de Cambridge (Reino Unido), seguida de Harvard (EE.UU.), el Massachusetts Institute of Technology (MIT, EE.UU.), la Universidad de Yale (EE.UU.) y la de Oxford (Reino Unido).

Ana María Matute, escritora, becaria en Indiana.

Ana María Matute, escritora, becaria en Indiana.

A partir de ahí, la lista continúa con centros principalmente norteamericanos, la mayoría dentro de la conocida como la  “Ivy League” (la liga de la hiedra), el selecto club de las universidades más antiguas y prestigiosas de los Estados Unidos.

Una de las razones de ese desconocimiento es que la sociedad está llena de falsos estereotipos muy extendidos y que han calado con fuerza en nuestro entorno. Un ejemplo de ello es la creencia de que si eres buen estudiante no puedes ser un buen deportista y al contrario. En America-International pensamos que ese tipo de percepciones y creencias están anticuadas y muy alejadas de la realidad  actual, como demuestran desde hace años las universidades americanas.

Quizá el problema radique en que no existe la información adecuada, o de existir no es fácil de encontrar debido a la abundancia de datos que publican numerosas compañías y organizaciones que, en ocasiones, provocan lo contrario a lo que se busca, al plantear escenarios y situaciones que, en vez de facilitar respuestas parece que busquen que el público interesado en conocer y aclarar dudas hagan el menor número de preguntas posible.

Otras compañías, como America-International, ponen todas las cartas sobre la mesa, con el objetivo de explicar la realidad que todo estudiante-deportista y su familia se puedan plantear, para conocer si la decisión que van a tomar cumplirá con las expectativas y aspiraciones tanto de la familia como del propio estudiante-deportista.

 

Formando líderes

El director de cine Daniel Sánchez Arévalo estudió en la Universidad de Columbia, la escritora Ana María Matute fue becaria en Indiana y el bioquímico Joan Massgue cursó estudios en Brown University. Al igual que ellos, otras personas relevantes de la vida científica, artística o empresarial de nuestro país han pasado por una universidad de primer nivel. Casos como los de Guillermo Fesser, Javier Solana o Mariano Barbacid demuestran que acceder a un postgrado de relevancia internacional es un sueño posible.

Ninguna institución educativa prepara mejor a sus estudiantes para afrontar situaciones reales que las universidades norteamericanas. Las universidades de primer nivel del mundo utilizan el término inglés ‘World Class Teaching’ para definir la mejor educación posible en el ámbito internacional. Sus programas formativos, desde el principio, asumen que los estudiantes se preparan para ser líderes (políticos, económicos, artísticos, académicos, de investigación) en su comunidad, o incluso de ámbito internacional.

Joan Massagué, bioquímico, cursó estudios en Brown University.

Joan Massagué, bioquímico, cursó estudios en Brown University.

Además, sus clases son impartidas por profesionales o profesores de primer nivel mundial, a los que se añaden líderes de referencia en cada una de las facetas (ex presidentes, premios Nobel, empresarios de éxito, emprendedores, deportistas) que ofrecen al estudiante avances y ejemplos reales cada disciplina.  En estos centros, además, se da mucha importancia a la relación interpersonal entre los alumnos y a sus habilidades para desenvolverse en pruebas como contestar un centenar de preguntas en diez minutos y obtener el mayor porcentaje posible de aciertos. Prueba que no deja de ser un ejemplo tomado de la vida real de quienes acceden a puestos de responsabilidad y se ven en la necesidad de tomar decisiones continuamente en situaciones críticas. A mayor responsabilidad, más decisiones habrá que tomar y mayor trascendencia tendrá.

En la formación del alumno también tiene gran importancia las labores de investigación y la presentación de los trabajos que han de defender ante su profesorado y compañeros, enfrentándose a una batería de preguntas difíciles que el estudiante ha de responder y que le enseñan a razonar, argumentar y convencer a sus interlocutores.

Por poner un ejemplo es como si el estudiante fuera un gladiador romano y saliera a la arena del Coliseo a luchar por su vida. Una experiencia con la que se consigue grabar las conocimientos adquiridos durante la investigación, y que es también un entrenamiento similar a la experiencia diaria a la que un ejecutivo se ha de enfrentar cuando desarrolle su trabajo en una corporación mundial: presión, trabajo, esfuerzo, sacrificio y satisfacción cuando se obtienen los resultados buscados.

¿Cómo acceder?

Acceder a uno de estos centros, el selecto club de las universidades más antiguas y prestigiosas de los Estados Unidos puede parecer muy caro. Un buen estudiante o deportista puede llegar a pensar que no podrá pagarlo aunque le acepten, o que está fuera del alcance de las posibilidades económicas de sus padres… Nada más lejos de la realidad, en America-International, con más de 23 años de experiencia, disponemos de los conocimientos necesarios para guiarle durante todo el proceso y enseñarle cómo acceder a la  financiación necesaria para ser admitido y que solo pague lo que pueda, de acuerdo con sus ingresos, sin necesidad de tener que devolver esas cantidades a posteriori.

¿Cómo es esto posible? Porque las mejores universidades del mundo no se financian únicamente con las matrículas de los alumnos, sino con dinero de particulares y empresas que se deducen esas donaciones, y que desean devolver a la sociedad parte de lo que han obtenido de ella. Estos centros disponen de importantes programas de becas con los que reclutan talento a lo largo de todo el mundo. Becas que pueden cubrir desde el coste de la matrícula hasta la estancia en el país.

¿Cómo puedo acceder a este tipo de universidades? Lo primero es tener un dominio del inglés que le permita comunicarse de manera fluida.   Si su nivel de inglés no es bueno para ir a Estados Unidos, en nuestra compañía, America-International, contamos con tutores graduados en Harvard que están disponibles para ayudarle en cualquier asignatura o materia que necesite. En ninguna academia de inglés del mundo va a encontrar los servicios que ofrece la compañía.

Diferencias de mentalidad

El director de cine Daniel Sánchez Arévalo estudió en la Universidad de Columbia, la escritora Ana María Matute fue becaria en Indiana y el bioquímico Joan Massgue cursó estudios en Brown University. Al igual que ellos, otras personas relevantes de la vida científica, artística o empresarial de nuestro país han pasado por una universidad de primer nivel. Casos como los de Guillermo Fesser, Javier Solana, Mariano Barbacid o Angel Pellicer, profesor en la Universidad de Columbia demuestran que estudiar o acceder a un postgrado de relevancia internacional es un sueño posible.

Apenas 970 españoles se han graduado toda la historia de la universidad de Harvard desde su fundación en 1636, mientras que Suiza, un país con algo más de  ocho millones de habitantes cuenta ya con más de 10.000

Mariano Barbacid, director del departamento de oncología del Instituto Squibb de Princeton.

Mariano Barbacid, director del departamento de oncología del Instituto Squibb de Princeton.

graduados en Harvard.

En la cultura empresarial europea si un emprendedor fracasa a la hora de poner en marcha una idea o una empresa se le considera un perdedor.

En Estados Unidos, en cambio, los fracasos se consideran experiencia y aprendizaje, se ven como intentos de conseguir el éxito y no suponen un desprestigio, antes al contrario, ayudan a conseguir nuevas oportunidades y la financiación necesaria para poner en marcha nuevas ideas, porque la experiencia es la mejor forma de aprender y de innovar.

En Estados Unidos, cuando una persona quiere poner una empresa y solicita un crédito se encuentra con más facilidades si ya en el pasado trató de poner un negocio y fracasó, que si es la primera vez que trata de ponerlo.

Otra notable diferencia es que en Norteamérica y Suramérica, quien se arriesga y tiene éxito también obtiene la admiración de sus conciudadanos y de las instituciones.  Una concepción muy alejada de la cultura de algunos países europeos, donde tener éxito supone convertirse en alguien sospechoso, envidiado y criticado. En la cultura norteamericana tener éxito y triunfar supone ser admirado, imitado y estudiado como un ejemplo a seguir.

En America-International tenemos una misión: Ofrecer a los jóvenes deportistas oportunidades de desarrollo académico, deportivo, cultural y profesional para que se conviertan en personas mejor preparadas.

Disponemos de programas personalizados que ayudan a deportistas interesados en estudiar y practicar un deporte en universidades de Estados Unidos con una beca de estudios, que combina la actividad académica con la

Natalie Portman, ganadora de un Oscar por 'The Black Swan', ´se graduó en Psicología en Harvard en 2003.

Natalie Portman, ganadora de un Oscar por ‘The Black Swan’, ´se graduó en Psicología en Harvard en 2003.

deportiva.

Con nuestra ayuda, los estudiantes, además de diseñar un programa de estudios pueden combinar la actividad académica con la deportiva, y la beca les proporciona una ayuda económica para financiar parte o la totalidad de los gastos. Desde su fundación America-International ha ayudado a miles de jóvenes a desarrollar su talento académico y deportivo.

Porque la mejor educación y el deporte de élite son actividades compatibles, como demuestra el jugador Jeremy Lin, de Los Ángeles Lakers, quien se graduó en 2010 en la Universidad de Harvard con un título en Economía.

Lin no es el único deportista de élite  que ha pasado por una universidad de élite como Harvard, otro ejemplo destacado, por sus éxitos deportivos y académicos y su trayectoria profesional es el tenista James Blake, deportista, escritor y un gran recaudador de fondos para causas benéficas, quien en julio del 2007 escribió un libro en coautoría con Andrew Friedman llamado: “Breaking Back: How I Lost Everything and Won Back My Life” y alcanzó el puesto No. 15 en la lista de Best Sellers de Nueva York… Como apoyo al libro, apareció en “The Tonight Show with Jay Leno” y en  “The Late Show with David Letterman”, además de varios matinales de la TV estadounidense. Tiene un evento de caridad anual llamado AnthemLIVE!, que desde el 2003 ha reunido más de 2,5 millones de dólares para la investigación del cáncer.

America-International cuenta con la colaboración permanente de otra destacada deportista, la , Allison Feaster, graduada en Economía en la Universidad de Harvard.

Trabaja de forma permanente con America-International como coordinadora de Drive English (un programa desarrollado conjuntamente con la Federación de Tenis de Madrid), en la  preparación para el SAT (prueba de admisión universitaria reconocida internacionalmente) y es directora del programa de verano Boston Summer Camp.

“El éxito en la vida es el resultado de un buen juicio, el buen juicio es el resultado de la experiencia y la experiencia es generalmente el resultado de la falta de juicio .. por lo tanto, no tengas miedo a probar cosas nuevas” (Anthony “Tony” Robbins).


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/america-international/www/actualidad/wp-includes/functions.php on line 2906

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/america-international/www/actualidad/wp-includes/functions.php on line 2906