Para entender y valorar en su conjunto el sistema educativo universitario de Estados Unidos hay que hacerse una pregunta clave: ¿qué aprende un alumno en la universidad además de la formación académica?

Lo primero es entender la estrecha relación que tienen en esos centros el deporte y el estudio. Las universidades norteamericanas, concebidas como espacios abiertos, hace tiempo que han aprendido que fomentar la práctica del deporte entre sus alumnos mejora el rendimiento académico.

De ahí que en Estados Unidos los campus universitarios estén diseñados para que contribuyan a la relajación y al disfrute de la comunidad universitaria, con instalaciones deportivas de la máxima calidad.

Los estudiantes que practican un deporte rinden entre un 20 % y un 25 % más, porque los valores de esfuerzo, sacrificio y trabajo en equipo que impone el deporte son aplicables a la preparación intelectual de los estudiantes. De hecho, practicar un deporte ayuda a ser más competitivo, a aguantar mejor la presión y a controlar el humor y la irritabilidad. Aspectos que, una vez fuera de la universidad, tendrán que aplicar también en su vida laboral.

Un ejemplo de lo anterior es la ciudad de Boston, que hoy es un centro cultural floreciente, lleno de actividades artísticas, culturales, empresariales y científicas. Boston se ha convertido en una meca académica a escala mundial, donde todo el mundo, de cualquier edad, todos los días y sin importar si hace frío o calor hace deporte.  Y lo hacen no solo por razones de salud, también para rendir mejor en sus trabajos.

En España, en cambio, los propios docentes piensan que si haces deporte no vas a tener tiempo para estudiar. Se asocia a los deportistas con los peores estudiantes. Nada más lejos de la realidad.

Sin limitaciones

En Estados Unidos intentarlo y fracasar está mejor visto que en Europa, donde el haber fallado se convierte en un estigma que hace que muchos no vuelvan a probar suerte. Los estadounidenses, por el contrario, entienden

 que quien no consigue sus objetivos algo ha aprendido sobre lo que no debe hacer, y esa experiencia se valora, y mucho, porque no es teoría, es práctica, es información real que se adquiere en la vida, no en los libros.

Además, la enseñanza universitaria busca que el alumno aprenda estimulando sus inquietudes y curiosidades, no gracias al castigo y la amenaza. Una prueba es que, a pesar de las restricciones en la admisión de alumnos
que tienen las mejores universidades, debido a que la demanda de plazas supera a la oferta, cuando se consigue ingresar la mayoría de los alumnos obtienen buenas calificaciones en sus estudios gracias, precisamente, a esa ambiente de trabajo en equipo y de estímulo constante que reciben los estudiantes. Cuanto mejor es la universidad menor el número de suspensos y más altas las notas. Por el contrario, en Europa, cuanto más exigente es una universidad más suspenden y peores calificaciones ponen a sus estudiantes. Son dos conceptos muy distintos.

Estados Unidos es un país donde se admira el éxito, a las personas que triunfan. En Europa hay una visión diferente, se tiende a pensar mal de quien ha conseguido triunfar en la vida. Por el contrario, en Norteamérica las expectativas de los estudiantes tras licenciarse son conseguir un trabajo que les permita acceder al nivel de vida de la clase media-alta americana, alcanzar el éxito en la sociedad.

Hay una frase que describe la vida misma, y que las universidades norteamericanas usan en su trabajo diario: This too shall pass (“Esto también pasará”). Es un lema que aprenden todos los estudiantes y que intenta resumir el esfuerzo necesario que hay que hacer para conseguir lo que se quiere alcanzar en la vida. Al final los hábitos de trabajo y el entusiasmo de los candidatos es lo que marca la diferencia.

El éxito, ya en los estudios, en el deporte o en la vida, se hace día a día, no se aplaza para dentro de tres meses, como ocurre en España, donde los estudiantes se ponen a preparar sus exámenes una semana antes. La motivación debe mantenerse todos los días, para ello las universidades firman acuerdos con empresas muy importantes que permiten a sus estudiantes acceder a una experiencia laboral real,  y lo hacen sin perder la identidad de la universidad, que lo que busca es mejorar la experiencia del estudiante.

Comunicación

Muchos de los problemas que nos encontramos a lo largo de la vida laboral son producto de una comunicación deficiente. Aprender sobre los diferentes patrones de comunicación es fundamental para evitar malentendidos, enemistades  o malas prácticas de negocios.

Deberíamos dedicarle mucho más tiempo a este aspecto, ya que es crucial tanto en la vida personal como en el desarrollo laboral. En Estados Unidos desde que empieza la universidad hasta que termina el doctorado, el estudiante está todo el día exponiendo, debatiendo y comunicando, ya por escrito o de forma oral, ideas y conceptos.

Trabajar la empatía

Según el valor de la pirámide de Maslow, o jerarquía de las necesidades humanas, cuando uno tiene satisfechas sus necesidades es más generoso otras causas. En la universidad norteamericana se da mucho el ayudar a todo el mundo, y se valora donar algo de tu tiempo trabajando como voluntario, algo que se tiene muy en cuenta en el historial profesional de los estudiantes.

Como recuerda, el profesor Robert Benfari, profesor de Harvard experto en liderazgo empresarial: “La manera como reaccionamos frente a situaciones problemáticas en una organización está basada en gran medida en el perfil o tipo de persona que somos (introvertidos o extravertidos, perceptivos o intuitivos, etcétera). Algunos de nosotros resolvemos instintivamente las dificultades y/o conflictos, pero la mayoría no”, asegura el especialista, quien considera que es posible modificar el estilo de management propio para ser más efectivos en las interacciones con jefes, pares y subalternos.

Tomar las decisiones correctas, requiere conocerse a uno mismo, cuando uno realmente sabe quién es  puede ir mucho más allá, tiene claro qué papel desempeñar en una empresa, en la sociedad, en el trabajo, en su comunidad o con sus seres queridos.  Si no sabes cómo eres,  ¿cómo puedes saber en qué aspectos de la vida realizarte?

En el tenis, por ejemplo, aprender sobre el carácter y la personalidad es uno de los objetivos que trabajan los deportistas junto con sus entrenadores personales, y esto es algo que se hace antes incluso de empezar ningún tipo de entrenamiento físico o técnico.

Crecimiento de Estados Unidos

Hoy todo gira muy rápido y los cambios son percibidos como normales, pero para darse cuenta de cómo ha evolucionado el mundo basta fijarse en Estados Unidos, y preguntarse  ¿cómo es posible que este país creciera tanto y tan rápido?

Como ya hemos dicho antes, en Estados Unidos el sistema no penaliza a quien fracasa con la marginación social, al contrario, aprecia a  quienes se lanzan a la aventura empresarial emprendiendo y buscan apoyo para poner en marcha una idea, ofreciéndoles oportunidades y facilidades que difícilmente encuentran en Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Post Navigation


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/america-international/www/actualidad/wp-includes/functions.php on line 2818

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/america-international/www/actualidad/wp-includes/functions.php on line 2818